Síndrome de Landau-Kleffner.

El caso descrito a través del Facebook hace algunos días se refiere a un paciente diagnosticado de Síndrome de Landau-Kleffner.

Esta es una alteración neurológica poco frecuente caracterizada principalmente por afasia de aparición repentina o gradual y anormalidades en el EEG. Generalmente estos niños se desarrollan correctamente hasta la edad de 4-7 años, momento en el que comienzan a deteriorarse procesos lingüísticos comprensivos y posteriormente los expresivos, pudiendo llegar al mutismo en los casos más graves. Además, otras alteraciones pueden acompañar al trastorno, por ejemplo hiperactividad o problemas de conducta. Las crisis epilépticas suelen producirse principalmente durante el sueño.

En muchos de los casos, este trastorno puede confundirse con problemas auditivos, agnosia verbal y autismo, por lo que es necesario realizar un buen examen clínico para descartar otras alteraciones.

Si previamente a la aparición de la sintomatología estos niños habían aprendido a leer y escribir, pueden mantener en muchos casos esta habilidad para comunicarse. De la misma forma, pueden desarrollar otro tipo de comunicación a través de gestos.

La actividad paroxística suele remitir al llegar a la adolescencia y la recuperación de las capacidades lingüísticas dependerá del momento de aparición del trastorno, gravedad de la alteración y de la intervención logopédica llevada a cabo.

María Megina. Neuropsicóloga.

Un comentario

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.